1122334455667788




Víctor López Seoane (Ferrol, 1832-A Coruña, 1900) ocupa un lugar destacado en la Historia de las Ciencias; se trata del naturalista gallego con la aportación científica más valiosa, un autor que merece un puesto de relieve entre los zoólogos europeos del siglo XIX.

La intención de llevar a cabo el estudio completo de la Historia Natural gallega le llevó a desarrollar, a lo largo de más de cuarenta años, numerosas recolecciones e investigaciones y a recoger una amplia información sobre la Flora y Fauna del país. Además, prestó especial atención al coleccionismo de seres naturales y a los intercambios con colegas de casi todas las partes del mundo; todo eso explica que Seoane acumulara abundantes ejemplares y datos sobre la Fauna y Flora, sobre todo gallegas.

Los diversos trabajos que publicó, de distinta entidad científica, muestran, en parte, la actividad señalada, ignorada hasta hace poco en su auténtica dimensión. Entre las causas de ese desconocimiento podemos señalar la ausencia de estudios adecuados y el hecho de que bastantes publicaciones de Seoane, las más importantes, se editaran fuera de los medios habituales para un naturalista de la época; no aparecieron como artículos en revistas científicas españolas, sino que en las de otros países europeos o en forma de folletos publicados en A Coruña.

En contraste con la amplitud de la labor de Seoane, los estudios sobre su obra son escasos y de limitado interés. De los contemporáneos de nuestro autor, PULIDO, 1874, hace una exposición bastante correcta de la primera parte de la vida científica de Seoane. OVILIO, 1883, la biografía más consultada, es incompleta, por estar elaborada 17 años antes de la muerte del naturalista y ser anterior a las principales investigaciones de éste; MERINO, 1907, presenta la peculiaridad de recoger información de toda la actividad científica de Seoane. Estos trabajos mantienen un tono general apologético y aerifico y recogen abundantes datos inexactos.
 
Con posterioridad a esas fechas, son abundantes las notas de que, siguiendo las biografías citadas, casi siempre la de Manuel Ovilio, trasmiten la imagen tópica de sabio local.

Las deficiencias señaladas tienen su origen, en parte, en la exclusiva utilización, como fuentes, de la información facilitada, directa o indirectamente, por Seoane. Desde un cierto sentimiento de gentilhombre, nuestro autor tenía una clara conciencia de notoriedad, de su capacidad y de las relevantes relaciones científicas que mantenía, cuidando, en exceso, su imagen de savant naturalista. El hecho es que ofrecía datos algo alterados de su propia biografía; esas modificaciones afectan a diversas cuestiones, como la fecha de nacimiento, publicaciones reales, estudios realizados, ocupaciones, entidad de las relaciones y colecciones,... Esta faceta del comportamiento de Seoane no cuestiona su sobresaliente aportación científica, pero debe tenerse en cuenta a la hora de acercarse a su labor. Como muchos otros interesados en la obra del gran naturalista, en nuestra aproximación inicial a ella nos hicimos eco de los errores indicados.

 nada

ESTUDIOS Y PRIMERAS ACTIVIDADES


Víctor Ramón López Seoane nació en Ferrol el 28 de setiembre de 1832. Sus padres eran Vicente López de Santiago y Juana Seoane y Pardo; los abuelos paternos, Domingo Antonio López y María Josefa de Santiago, y maternos, Bartolomé Seoane y Francisca de Pardo Montenegro. Fue bautizado en la iglesia de San Francisco el día 29 de setiembre, teniendo como padrinos a Manuel Cándido y Cándida Seoane y Pardo.

Estudió en el Instituto de Tui, pasando a Santiago, donde obtuvo el título de Bachiller en Filosofía el 1 de julio de 1851. Parece ser que su familia deseaba que Víctor ingresara en la Armada, como ocurrió con algún hermano, pero nuestro autor mostró, desde muy joven, otras inclinaciones; manifestó una destacada inquietud por el conocimiento del medio natural, dedicándose, en sus años de estudiante a la recolección y estudio de variados seres vivos. En la ciudad compostelana se puso en contacto con José Planellas, catedrático de Historia Natural de la Universidad, al que proporcionó ejemplares para su herbario.
Inició los estudios de Medicina en Madrid; al mismo tiempo, seguía interesado por las Ciencias Naturais y estableció contactos con importantes naturalistas del momento, algo que siempre le resultaría muy estimulante. Participó en diversas excursiones y actividades; en 1853 se encarga de la cátedra de Botánica de una modesta sociedad filantrópica, Museo Popular; su labor docente consistía en dos clases a la semana, a seis alumnos; en esa sociedad, el 14 de noviembre lee un Discurso de apertura del Curso 1853-54. De esa época son, probablemente, sus primeras publicaciones científicas; se trata de un artículo divulgativo sobre Botánica aparecido el 1 de febrero de 1854 en La Nueva Estrella. Semanario Enciclopédico de Ciencias, Literatura y Artes.

Las recolecciones y observaciones de Aves, iniciadas en la estancia en Tui y Santiago, son impulsadas ahora, favorecidas por los contactos con los famosos ornitólogos alemanes, hermanos Brehm; Seoane hace, en 1856, una excursión ornitológica por la región murciana e inicia, en enero de 1857, la redacción formal de su Catálogo ornitológico.

Marcha para Andalucía y continúa allí, el Curso 1857-58, los estudios de Medicina. En esa región, sigue compartiendo eses estudios con las observaciones en Ciencias Naturales, participando en diversas excursiones y contactando con varios naturalistas. Prestó especial atención a las Aves de la zona, desarrollando sus primeras investigaciones originales, lo que quedó reflejado en el "Catálogo de las Aves observadas en Andalucía" (SEOANE, 1861); este trabajo, de escaso valor, fue criticado por el profesor Pedro Sainz, lo que motivó una réplica de Seoane (SEOANE, 1862); más tarde procedería a una revisión de estas publicaciones (SEOANE, 1870 a).

Termina los estudios de Medicina en Santiago, licenciándose en Junio de 1861. En este tiempo, la Sociedad Económica de Amigos del País de Santiago le ublica la monografía, Fauna mastológica de Galicia (SEOANE, 1861-63), trabajo del que su autor era consciente de su deficiencia, considerándolo obra de juventud; los intentos por revisarlo y publicar una versión actualizada y corregida quedaron en proyecto, limitándose a realizar, en el folleto Notas para la fauna gallega (SEOANE, 1878 d), una referencia al Herpestes Widdringtoni Gray, taxón al que prestó bastante atención.

En 1862 se crea el Instituto de Bachillerato de A Coruña y Seoane es nombrado sustituto de Elementos de física y química y Nociones de Historia Natural. Pone en marcha el Gabinete de Historia Natural del centro y publica, en 1863, unas observaciones meteorológicas. El Gabinete estaba ubicado en el edificio en que se instaló el Instituto en su creación; en 1864 disponía de escasos fondos, compensados por las colecciones del propio Seoane; en ese curso 1864-65, se procede a dotarlo de unos fondos básicos, para lo que se recurre al procedimiento habitual en la época, la adquisición de material en París.

Cesa en su puesto docente el 10 de octubre de 1864, siendo sustituido por el también médico Ramón Marinas Lafuente. Alguna circunstancia provocó cierto malestar en Seoane, quien, máximo proveedor de colecciones a los Gabinetes de los centros educativos gallegos, pasaría más de diez años sin hacer donaciones al Instituto coruñés; esto favoreció que importantes colecciones destinadas al citado centro docente
fueran a parar a las vitrinas del Instituto de Pontevedra y de la Universidad de Santiago. Sobresale la colección ornitológica enviada a Pontevedra (SEOANE, 1866 b).

Aborda los estudios de Ciencias en Santiago, obteniendo el título de Bachiller en Ciencias el 13 de junio de 1866. Ese mismo año publica la Reseña de Historia Natural (SEOANE, 1866 a), hace algún intento de acceso a la enseñanza universitaria madrileña y pasa a ejercer la Medicina en la Marina en Ferrol, donde realiza, en 1867 y 1868, observaciones meteorológicas.

El casamiento, en 1870, conllevó importantes cambios en su vida. Se convierte en propietario agrícola, abandona la profesión médica y fija la residencia en A Coruña; pasa a dedicarse a la administración de las numerosas propiedades, que, parece, llegaron a estar distribuidas a lo largo de 48 ayuntamientos de Galicia. A partir de este momento se centra en esa labor administrativa, en una actividad que suponía la estancia en invierno en A Coruña, en el verano en Cabanas y algunos viajes de placer y estudio por diversos países europeos, destacando el que realizó en 1878 por toda Europa, con Timoteo Sánchez Freiré, catedrático de la Universidad de Santiago.

Para poder atender mejor a las nuevas ocupaciones inició en 1874, en Santiago, los estudios de Derecho, que acabó en Oviedo. Ocupó algunos cargos administrativos en la provincia; fue miembro del Consejo provincial de Agricultura, Industria y Comercio, comisario regio en 1897 y presidente del Consejo provincial desde 1897 hasta su muerte. Se identificó con el liberalismo moderado, representado por el monterismo (Montero Ríos), y estuvo, también, próximo al nacionalismo gallego, por sus contactos con la expresión política de la época, los rexionalistas liberales coruñeses.

 nada

SITUACIÓN PROFESIONAL, RELACIONES Y FORMACIÓN


En un período de creciente especialización e institucionalización de las Ciencias Naturales, Seoane les dedica una atención especial, pero algo marginal en su quehacer; se sitúa, formalmente, desde el punto de vista de status profesional, como aficionado, recordando a los gentlemen ingleses interesados por el estudio de la Naturaleza. Su peculiar situación incidía en las posibilidades de su labor científica; por una parte, gracias a sus propiedades, disponía de recolectores dispersos por numerosos puntos de Galicia, que le proporcionaban abundantes ejemplares; además, los medios económicos le permitían obtener abundante bibliografía, adquirir ejemplares, visitar importantes Museos y especialistas extranjeros, etc., manteniéndose así, y gracias a la experiencia y gran esfuerzo, al día de las novedades. Por otra parte, sus ocupaciones ley dificultaban afrontar un esfuerzo continuado y moderno de investigación.

La lista de relaciones científicas de nuestro autor es muy larga. Mantuvo contactos con los más importantes especialistas europeos de la época y colaboró con bastantes de ellos (por ejemplo, con Blanchard, Lataste, Boulenger, Saussure, Gunther, Henriques, Willkomm, Lange,...). Asimismo, formó parte de numerosas sociedades y academias científicas europeas; el año 1872, el de la constitución de la que sería la importante Sociedad Española de Historia Natural, el notable zoólogo y profesor de la Universidad de Madrid, Laureano Pérez Arcas le invita a integrarse en la nueva asociación.

La participación en el primer Congreso Internacional de Zoología de París de 1889 representó, probablemente, el momento en que Seoane alcanzó el máximo reconocimiento de su obra científica (FRAGA VAZQUEZ, 1989 b). La Société Zoologique de France fue la entidad encargada de organizar tan importante acontecimiento, un hecho trascendente en la Zoología de la época. La Commission d'organisation buscó prestigiosos zoólogos para formar el Comité de Patronage; 96 naturalistas de todo el mundo aceptaron que su nombre figurara en el citado Comité; los tres correspondientes al Estado español eran Mariano de la Paz Graells, Ignacio Bolívar y Víctor López Seoane. Además, en el Bureau del Congreso, formado por 21 miembros, la Mesa efectiva tenía cinco secretarios, figurando entre ellos nuestro autor.

Con los especialistas del Estado español, tuvo también amplias relaciones, pero por edad, formación y otras circunstancias, no formó parte del grupo impulsor de la modernización de las Ciencias Naturales; esto limitó sus posibilidades de incidencia científica.

Sostuvo importantes polémicas, con autores como Sáinz, Boscá, Macho, Lataste,...; alguna de ellas jugó un importante papel en la obra del naturalista gallego. Eses problemas y otras molestias, debieron motivar algunos comentarios como el que sigue:

(...) creo que no he hecho más que servir de juguete de los maestros, o pseudomaestros, que por estar en los grandes Museos y llamarse profesores, se imaginan que los que vivimos en estos rincones, aún siendo también profesores, han de rendirles homenaje.
(carta de Seoane a Ernesto Caballero, 7-IV-1896).


FIGURA 2. CREDENCIAL DE SEOANE EN EL CONGRESO INTERNACIONAL DE ZOOLOGÍA (PARÍS, 1889)

La formación científica de Seoane, a mediados de siglo en Santiago y Madrid tuvo lugar de la forma habitual en la época, de la mano de las autoridades científicas del momento (Pérez Arcas, Graells, Colmeiro, Planellas,...), en base al modelo científico cuvierista. El naturalista ferrolano asumió la visión harmónica típica de ese modelo, y fue adiestrado taxonómicamente para la discriminación morfológica cualitativa, para abordar la catalogación inicial de la Flora y Fauna. Los cambios cualitativos que afectaron en los años setenta a las Ciencias Naturales supusieron la irrupción de un nuevo modelo científico, adaptativo. Seoane mostró una importante capacidad para percibir las novedades científicas y asumirlas parcialmente, dando un paso importante en su transformación de naturalista tradicional a taxónomo moderno; de hecho, caminaría hacia una especialización científica y aplicaría algunas de las novedades en sus trabajos, sin abandonar nunca ciertos hábitos científicos tradicionales.

La recepción de las novedades científicas supuso para Seoane la aceptación práctica, en su obra, de importantes elementos de la metodología científica positivista francesa y la asunción, parcial, del darwinismo. En su época se le atribuía un contacto continuado con Charles Darwin; esa supuesta familiaridad con el gran naturalista inglés, se basaba, hasta hace poco, en lo que Seoane indicaba y el testimonio de una carta de Darwin, datada el 27 de diciembre de 1881, texto depositado en la Biblioteca científica del naturalista. Localizamos la carta que Seoane envió el 19 de diciembre de 1881 a Darwin y que motivó la respuesta de éste (FRAGA VAZQUEZ, 1989 c); comprobamos que se trataba de la única carta del naturalista gallego conservada en el cuidado archivo epistolar de Darwin, lo que se corresponde bastante bien con la presencia de la del naturalista inglés, perfectamente adecuada con la encontrada, las cercanas fechas de ambas, la próxima muerte de Darwin (1882) y los propios contenidos de las misivas. El contenido de la carta de Seoane muestra dos cuestiones básicas: la aceptación de las tesis darwinistas y la consulta sobre su labor taxonómica.

Por otra parte, la revisión de la biblioteca científica de Seoane permite observar los títulos que guardan relación directa con el evolucionismo:
  • DARWIN, Ch. (1873). La descendance de l'homme et la selection sexuelle. París, Reinwald et Cié., 2.a edición.
  • DARWIN, Ch. (1877). El origen de las especies. Madrid, edición de E. Godinenz.
  • FIGUIER, Louis (1875). Les races humaines. Paris, Libr. La Hechette.
  • HAECKEL, E. (1876). Die Perigenesis der Plastidule oder die Wellenzengung der Lebenstheilchen. Berlín. Verlag von Georg Reimer.
  • HAECKEL, E. (1877). Histoire de la Creation. París, Reinwald et Cié., 2.a edición.
  • HAECKEL, E. (1877). Anthropogénie ou Histoire de revolution humaine. París, Reinwald et Cié.
  • HAECKEL, E. (1892). Der Monismus ais Bandzwischen Religion und Wissenschaft. Bonn.
  • HAECKEL, E. (1897). Fritz Muller-Desterro. Jena. Verlag von Gustav Fischer.
  • LYELL (1870). L'Ancienneté de l'hommeprouvéepar la Geologic Paris, Traducción de Chaper, 2.a edición. J.-B. Bailliere et Fils.
  • LUBBOCK (1867). L 'homme avant VHistoire. Paris, Libr. Baillere.
  • QUATREFAGES, A. de (1877). L'espéce humaine. Paris, Libr. Germer Bailliere, 2.a, edición.

En tres de las publicaciones de Ernst Haeckel (HAECKEL, 1876, 1892, 1897), están presentes dedicatorias autógrafas del gran biólogo alemán.


FIGURA 3. DEDICATORIA AUTÓGRAFA DE ERNST HAECKEL, EN HAECKEL 1876

Si tenemos en cuenta los datos anteriores y un elemento fundamental, los contenidos de sus trabajos científicos, se deduce como época probable de conocimiento y aceptación del darwinismo por Seoane, la de los años 1877-1881.

 nada

PRODUCCIÓN CIENTÍFICA


El gran objetivo científico de Seoane fue la realización de una moderna Historia Natural de Galicia, complejo y ambicioso proyecto que no pudo completar. La producción científica comprende 7 publicaciones sobre Ornitología, 5 de Herpetología, 4 de Entomología, a las que hay que sumar 3 trabajos meteorológicos, 1 sobre Mamíferos, 2 publicaciones generales, 1 sobre Historia de la Botánica y diversos artículos divulgativos. Los estudios estuvieron centrados en la Sistemática de la Fauna de Galicia, de la que describió varios taxóns, con 3 trabajos sobre Ornitología de Andalucía y 2 de Herpetología de Filipinas. Con el paso del tiempo, hay un descenso en el número de publicaciones, pasando de una dispersión activista, que caracteriza la primera etapa, a una profundización y especialización, básicamente en Ornitología y Herpetología; esto se pone de manifiesto en el gráfico que sigue, donde aparecen diferenciadas las disciplinas, referidas a los períodos temporales señalados.


FIGURA 4. PRODUCCIÓN CIENTÍFICA TEMÁTICA

Fue, sin duda, la Zoología el área biológica en la que Seoane alcanzó mayor relevancia. Una de las primeras disciplinas zoológicas que atendió fue la Entomología, dedicando unas dos décadas de trabajo. Desde su juventud recolectó numerosos ejemplares, de los que son buena prueba las colecciones que poseía y que regaló a diversas instituciones y personas; también se hizo con una amplia bibliografía sobre el tema y contactó con notables especialistas, como fue el caso de Leon Dufour, Graells, Pérez Arcas,... Posteriormente entraría en contacto con los más importantes especialistas europeos, como Ignacio Bolívar, Saussere, Staal, Brunner, Fischer,... y formaría parte de las prestigiosas sociedades entomológicas europeas, como la Société Entomologique de France, la Société Entomologique de la Belgique y la de Sttetin (Alemania).

En los años setenta se concentra en el estudio de los Ortópteros; la primera de las publicaciones será Die Orthopteren der Spanisch - Portugiesischen Halbinsel (SEOANE, 1878 a), aparecida en el Stettiner Entomologische Zeitung, un trabajo dedicado al presidente de la Sociedad, Karl Augusto Dohrn, notable entomólogo y padre del que sería famoso fundador de la Stazione Zoológica de Napoles. El Catálogo, presenta unas 220 especies de la Península Ibérica, de las que poco menos de la mitad, cerca de 100, eran de Galicia. En los Annales de la Société Zoologique de la Belgique, publicará Ephippiger du Nord de l'Espagne (SEOANE, 1878 b) y una breve nota, Sur la destruction par les Termites d 'un navire de guerre spagnole au Ferrol (SEOANE, 1878 c). En 1879 publica una nota en la revista de la Mittheilungen der Schweizerischen Entomologischen Gesellschaft (SEOANE, 1879), describiendo dos nuevas especies de Ortópteros, Ectobia Brunneri y Stenobothrus Sausserii, ambas en base a ejemplares procedentes de Ferrol.

Ayudó a Simon y Becker en la catalogación de los Arácnidos de Galicia. A Simon le manda ejemplares, convirtiéndose alguno en un nuevo taxón descrito por el zoólogo francés, como es el caso del dedicado a Seoane, Acantholophus Seoanei. En el folleto Notas para la fauna gallega (SEOANE, 1878 d), hay bastantes referencias a Arácnidos determinados por el especialista francés; Seoane presenta un listado de 46 especies, detallando las características de una de ellas, Lycosa fasciiventris. Con posterioridad, a raíz de sus relaciones con la Société Entomologique de la Belgique, envía ejemplares de Arácnidos a Leon Becker, quien elabora un Catálogo de Galicia, con 72 especies.

Menor atención prestó al estudio de los Moluscos, tema que le ocasionó algún disgusto con un viejo conocido suyo, Joaquín González Hidalgo, el malacólogo más importante de la época en la Península Ibérica, y con Gerónimo Macho, profesor de la Universidad de Santiago.

 nada

LAS INVESTIGACIONES SOBRE VERTEBRADOS


En los últimos años setenta Seoane pasa a dirigir su atención hacia el estudio de los herpetos, y en general de los Vertebrados. Estas investigaciones tendrán una especial relevancia en su obra, por protagonizar el proceso de modernización científica de nuestro autor.

La primera publicación específica es el Catálogo de Anfibios y Reptiles de Galicia (SEOANE, 1877); el Catálogo comprende un inventario de 40 taxones, enumerados con breves indicaciones, y en el que abundan los errores y citas dudosas; pero, lo más deficiente del artículo es el estilo científico, del que se derivan parte de esas equivocaciones, pues en la publicación está ausente cualquier consideración sobre comparación de formas, relación con el medio y las descripciones no permiten un contraste del diagnóstico. Seoane explica que la base del trabajo está en las recolecciones realizadas en eses años, las visitas a los Museos europeos y la consulta con especialistas como Milne-Edwards, Barboza y Stein-dachner. De los 40 taxones señalados, 5 están equivocados y hay 12 confusos, dudosos o poco definidos; parte de esta confusión obedece a que importantes grupos, como era el caso de los tritones, lagartos, víboras y ranas, estaban sometidos a una profunda revisión.

A raíz de la publicación del Catálogo, se establece una interesante, polémica y corta relación entre los dos principales herpetólogos del siglo XIX en la Península Ibérica, Seoane y Eduardo Boscá Casanoves (FRAGA VAZQUEZ, 1990 a). En la correspondencia entre ambos especialistas destacan el interés de Boscá por obtener ejemplares e información de la herpetofauna gallega, completamente desconocida para él. Por las cartas se deduce que Seoane era poco receptivo a las peticiones de intercambio. La relación, de formal amistad y alabanzas, pero de escasa colaboración real, acaba en enfrentamiento en 1879. Seoane se entera de la existencia de un artículo del gran herpetólogo francés Fernand Lataste (LATASTE, 1878), en el que critica duramente su Catálogo; está convencido del papel instigador de Boscá, quien estaba iniciando su importante relación con el especialista galo. Los intentos conciliadores de Boscá, como los posteriores del propio Lataste, no convencieron a Seoane.

El artículo de Lataste, Les reptiles de la Gallee (LATASTE, 1878), es un valioso documento de crítica científica, en el que se utiliza el texto de Seoane como ejemplo de trabajo herpetológico desfasado e incorrecto. La crítica, en un tono directo, cuestiona los resultados presentados, pero, sobre todo, los errores metodológicos y teóricos cometidos; con sus excesos, es una certera valoración científica, exponente del conocimiento herpetológico del autor galo y de su identidad con la metodología positivista.

El malestar causado en Seoane por el artículo de Lataste fue muy grande; pero, consideramos que este incidente contribuyó decisivamente a la modernización de la actividad científica del naturalista gallego. Inicia un proceso de cuestionamento teórico y práctico del viejo modelo científico, una progresiva desconfianza del sistema cuvierista; como puede comprobarse en sus documentos de trabajo, principalmente en el Catálogo herpetológico, Seoane pasa a abordar una intensa labor de recolecciones, contactos, adquisición de bibliografía, ...; una nueva etapa que se abre con la colaboración con Lataste en la identificación de la víbora gallega, la que sería Vípera berus seoanei.

En este importante momento, un tema va a despertar la atención de Seoane, la polémica descripción de un nuevo taxón de tritón, Pelonectes boscai, actual Triturus boscai (FRAGA VAZQUEZ, 1989 a); el asunto significó para nuestro autor un nuevo paso en el camino de la recepción de las novidades científicas. Poco después abordará el ambicioso e interesante estudio de la Embriología de los tritones, cara a establecer su adecuada diferenciación taxonómica (FRAGA VAZQUEZ, 1988 a). Las complejas observaciones no obtuvieron el resultado apetecido y revelaron los límites científicos de Seoane; de todas maneras, publicaría la descripción de una nueva especie de tritón, Tritón Alonsoi (SEOANE, 1884); este taxón, denominado posteriormente Triturus helveticus alonsoi ha sido cuestionado y es probable que se trate de una sinonimia (FRAGA VAZQUEZ, 1990 b).

La intensa labor herpetológica de Seoane se reflejará, en parte, en el folleto Identidad de Lacerta schreiberi (Bedriaga) y Lacerta viridis var. gadovi (Boulenger) e investigaciones herpetológicas de Galicia (SEOANE, 1884); el texto se convertirá en una obra básica de la herpetología gallega por un período de casi un siglo y demuestra la amplitud de conocimientos herpetológicos adquiridos eses años por nuestro autor. Seoane aborda la situación taxonómica de Lacerta schreiberi; demuestra que este taxón, descrito por Bedriaga, y la Lacerta Gadovi de Boulenger son el mismo. Expone, con detalle, el desarrollo biológico de ejemplares del nuevo taxón, haciendo una crítica, moderada en las formas, a estes autores, por describir el taxón a partir sólo de ejemplares juveniles (Bedriaga) y una hembra adulta y un macho no adulto (Boulenger).

La segunda parte del importante folleto recoge un resumen de la situación de la herpetofauna gallega, con las aportaciones llevadas a cabo en eses años, incluyendo la presentación de diversos taxones nuevos. Nos sorprende algo que, con los amplios datos de que Seoane disponía sobre el tema, resultado de unos 5 años de intenso trabajo, el texto sea tan esquemático y poco elaborado; de hecho, da la impresión de ser un apéndice que acompaña a la primera parte del folleto. Frente a las 40 especies reseñadas en el Catálogo de 1877, Seoane presenta ahora, en una depuración rigurosa, 28, con la indicación de taxones nuevos, por el propuestos, que en denominación actualizada son: Triturus helveticus alonsoi, Salamandra salamandra gallaica, Natrix natrix astreptophora, Podareis bocagei, Rana temporaria parvipalmata, Rana perezi y Lacerta lepida hispánica.

La descripción de dos taxones de Rana, indicadas en Identidad, la hará al año siguiente con el artículo On two forms of Rana from N.W. Spain (SEOANE, 1885) en The Zoologist. El artículo debe sus reducidas descripciones a las indicaciones del intermediario entre Seoane y la revista, G.A. Boulenger, principal especialista en ese grupo de herpetos; describe las actuales Rana temporaria parvipalmata y Rana perezi, denominados en aquel momento Rana temporaria parvipalmata y Rana esculenta perezi.

Es conocido que Seoane describió dos taxones de herpetos filipinos, Piesigaster Boettgeri (SEOANE, 1880) y Bufo Panayanus (SEOANE 1890). Comprobamos que Albert Gunther, del British Museum (Natural History) determinó los ejemplares filipinos recogidos por José Domingo López Seoane; también, que el autor intelectual y material de las descripciones fue Oskar Boettger, del Museo Senckenberger de Frankfurt a.M., en base a los dibujos y datos enviados por Seoane; los taxones, supuestamente filipinos, son sinonimias de Epicrates inornatus y Peltaphryne lemur, herpetos centroamericanos.

Otra disciplina en la que desarrolló una importante labor fue la Ornitología (FRAGA VAZQUEZ, 1991 b). Ya en la década de los años sesenta iniciara sus publicaciones sobore la avifauna andaluza; en esa época aparece, también, una publicación poco conocida, y que posee un evidente interés por su contenido, es la correspondiente al Catálogo de la colección de Aves del Estado español que Seoane regaló al Instituto de Pontevedra (SEOANE, 1866 b). Son 179 ejemplares, 146 especies, de ellas 114 de Galicia (78%); además, huevos de 50 especies y nidos de 42 especies de Galicia.

Cuatro años después publicó Aves nuevas de Galicia (SEOANE, 1870 b). Es un folleto de 9 páginas, con dos láminas fotográficas, lo que constituye un detalle bastante novedoso en la época. Como ocurre con otros trabajos de Seoane, éste es deficientemente conocido; en él describe una nueva subespecie, Gecinus viridis galliciensis; al mismo tiempo, adelanta algunos datos diferenciadores de dos nuevas subespecies de perdiz, Caccabis rufa hispánica y Perdix cinérea charrela; tardará nada menos que 21 años en realizar la descripción completa de estas. En 1878, en el folleto, Notas sobre la fauna gallega (SEOANE, 1878 d), encontramos algunas referencias sobre Aves; informa de la observación de cuatro especies (Otis tarda, Grus cinérea, Cygnus musicus y Pelecanus onocrotalus).

Entre 1862 y 1882 Seoane abandona bastante la observación de Aves; labor que retoma en los años noventa; publica el folleto Examen crítico de las Perdices de Europa, particularmente de las de España y descripción de dos nuevas formas de Galicia (SEOANE, 1891), uno de los trabajos más valiosos de nuestro autor. El folleto, de 33 páginas, divide su contenido en tres apartados; en el primero se revisa la situación de las perdices europeas, en el segundo se analiza el tema en la Península Ibérica y, en el tercero, procede a la descripción, con detalle, de las subespecies gallegas de perdiz, las citadas, Caccabis rufa hispánica Seoane y Perdix cinérea charrela Seoane.

El trabajo es el resultado de las investigaciones que Seoane llevaba realizando desde hacía mucho tiempo, como vimos. Cuando retoma los estudios ornitológicos, las abundantes notas de observación y ejemplares de que disponía, se ven incrementadas; al mismo tiempo el autor contrasta, en el tiempo transcurrido, sus ejemplares con los de los Museos europeos, consulta e intercambia con los especialistas más notables y accede a un amplio conocimiento del tema, que le permite abordar la situación taxonómica de las perdices europeas.

Las modernas concepciones que utiliza, la metodología empleada, el rigor y detalle con que lo expone, son la consecuencia de años de trabajo y de asimilación del cambio experimentado por la Taxonomía zoológica. Consideramos que es la conjunción de un volumen exhaustivo de información y de experiencia y puesta al día como taxónomo, lo que va a dar lugar a este destacado trabajo, que calificamos como la primera monografía moderna de la Ornitología ibérica.

Seoane se muestra dominador del tema que aborda, repasando y discutiendo la más reciente bibliografía ornitológica europea de la época. El análisis cuidadoso y cuantitativo de las características morfológicas de los taxones, en base a los estudios de numerosos ejemplares recolectados, va unida a la utilización de otros criterios taxonómicos. Repara, de forma comparada, en el estudio, con ejemplares vivos, del desarrollo de las distinta fases vitales, del sistema de cortejo y cambios operados en los sexos durante el ciclo reproductivo, alimento y forma de vida, características de la zona de vida,... No olvida, incluso, la valoración del área de dispersión y remitir, a efectos de dilucidar la pertenencia a una misma especie, al conocimiento de:

... sus costumbres; averiguar si se cruzan ambas, produciendo individuos idénticos; o si permanecen alejadas, constituyendo en este caso especies perfectamente fundadas
(SEOANE, 1891: 13).

El importante ornitólogo alemán Reichenow, con quien Seoane mantenía relaciones científicas y al que enviara algún ejemplar de Perdix cinérea charrela, describe, en base a estes un nuevo taxón, Perdix hispaniensis. La nota de Reichenow debió estimular a un Seoane que, pese a su edad, incrementa las recolecciones y consultas sobre el tema, publicando, poco después, un artículo, Surdeux nouvelles formes de Perdrix d'Espagne (SEOANE, 1894). El artículo, aparecido en la publicación de una prestigiosa sociedad científica, la Société Zoologique de France, permite a Seoane divulgar su descubrimiento y puntualizar a Reichenow. En este último trabajo ornitológico explica el envío de ejemplares a importantes Museos y especialistas europeos, que confirmaron la exactitud de su diagnóstico.

Uno de los resultados más importantes de la actividad ornitológica es el Catálogo de la Colección de Aves de Seoane, uno de los documentos más importantes de la Historia de la Ornitología gallega. El valor histórico viene dado, primeramente, por la singularidad de su conservación, y, en segundo lugar, por la valiosa información que posee sobre la Ornitología de la época, inusual y complementaria de la que pueden facilitar las publicaciones, colecciones y notas de trabajo. Ofrece la valiosa información de 42 años de estudio, desde la Árdea cinérea que examina en Tui en 1847 hasta la Sula bassana de Viveiro que estudia en 1899; comprende fichas de 1.165 ejemplares, correspondientes a 215 especies, de ellas 163 de Galicia.

El desconocimiento de parte de la obra ornitológica de Seoane, a pesar de aparecer alguna de sus publicaciones en importantes revistas científicas, puede explicar el olvido de su autoría para ciertos taxones. Esto no nos debe sorprender, pues el mismo Luis Iglesias, profesor de Biología en la Universidad de Santiago, por casi 50 años, responsable del Museo de Historia Natural y autor de tres trabajos sobre Ornitología gallega, mantiene errores similares a la hora de referirse a los descubrimientos ornitológicos de Seoane.

 nada

OTRAS ACTIVIDADES Y LOS ESTUDIOS BOTÁNICOS


Entre las muy diversas actividades de Seoane, nuestro autor prestó especial apoyo al importante naturalista Mariano de la Paz Graells en sus investigaciones marinas en Galicia. Graells, profesor de la Universidad de Madrid, era antiguo conocido de Seoane, de sus tiempos de estudiante; su separación, en 1868, de los puestos de responsabilidad en el Gabinete y Jardín Botánico de Madrid, favoreció que este profesor prestara gran atención a la Biología marina y a la explotación pesquera.

Ya en el verano de 1868, Graells sugiere a Seoane la posibilidad de recorrer la costa gallega, zona de gran interés por su riqueza pesquera:

Sería posible que aún hiciéramos juntos alguna excursión por esas costas, pues ahora que estoy libre para disponer de mis vacaciones podré hacer lo que antes me estaba vedado
(carta de Graells a Seoane, de 26 de julio de 1868).

La visita se transforma, en 1869, en el viaje de exploración de que daría cuenta en el libro, Exploración científica de las costas del departamento marítimo del Ferrol. El motivo fundamental de la expedición fue la alarma frente a la decadencia de la industria ostrera. Para la realización del trabajo en Galicia, Graells contó con la importante y sustancial ayuda de varias personas, sobresaliendo Seoane, que le ofreció numerosos datos, lo acompañó y facilitó diversos contactos.

Cuando en 1886 se solicita la localización de una Estación de Biología marina en las costas gallegas, tiene lugar una interesante iniciativa de Seoane. El Consejo Provincial de Agricultura, Industria y Comercio de A Coruña pide que el nuevo centro se localice en A Coruña y Seoane, miembro del Consejo, le escribe, en busca de asesoramiento, a Anton Dohrn, detacado biólogo y creador de la importante Stazione Zoológica di Napoli; este establecimiento era el centro de estudio de Biología marina más importante de la época y un modelo de institución científica. Las iniciativas gallegas no lograrían la instalación de la Estación en Galicia, localizándose en Santander.

La labor botánica del naturalista ferrolano no alcanzó la amplitud e interés de sus estudios zoológicos, quedando limitada, por largos períodos, a una cierta recolección de ejemplares y contactos con los especialistas; de todas formas, como veremos, esta afirmación no debe inducirnos a imaginarnos un Seoane desinteresado por las plantas; herborizó numerosos vegetales, con los que constituyó un importante Herbario, pasó datos e información a importantes botánicos, estudió diversos taxones, escribió abundantes notas manuscritas e, incluso, fue el primer maestro de Baltasar Merino (DIAZ-FIERROS & FRAGA VAZQUEZ, 1987) y ayudó a Caballero (FRAGA; VÁRELA & COSTAS, 1989).

Los contactos con los importantes botánicos Willkomm y Lange se mantendrían a lo largo de varias décadas; periódicamente, les enviaba plantas para enriquecer sus herbarios y/o solicitarles la identificación de determinados ejemplares; diversas publicaciones dan noticias de esas aportaciones. Estos tres autores constituyeron, por un breve período de tiempo, un singular e informal grupo científico, de relevante interés en el desolador panorama de la raquítica institucionalización científica gallega. Otros autores con los que Seoane mantuvo relación sobre temas botánicos fueron, Planellas, Texidor, Colmeiro, Graells, Amo, Dufour, Merino, Henriques y Caballero.

Las publicaciones botánicas de Seoane son la Reseña botánica de 1866 (SEOANE, 1866 a) y el trabajo sobre la Historia de la Botánica, Bosquejo histórico de la Botánica española (SEOANE, 1897); este trabajo nos presenta a un Seoane en una actividad poco habitual en él, como historiador de la Ciencia; viene a ser un breve resumen de los principales pasos de la Botánica en el Estado español y contiene informaciones valiosas, algunas de primera mano, sobre todo en lo relativo a la Botánica gallega.

Aún en sus últimos años de vida, tuvo ánimos para iniciar la recolección y estudio de las diatomeas y los narcisos. Para el trabajo con diatomeas, estableció una estrecha relación con el profesor del Instituto de Pontevedra, Ernesto Caballero; en 1895 parece que Caballero se decide a solicitar la colaboración de Seoane para elaborar juntos el estudio de las diatomeas de Galicia; era una propuesta coherente y pragmática, pues permitía integrar las excelencias técnicas de Caballero y la experiencia de un taxónomo experto como Seoane, pero no se llegó a llevar a la práctica.

Dentro de los trabajos botánicos inéditos, podemos citar plantas de Venta de Baños, 45 especies recolectadas y determinadas en 1889, con la ayuda de Lange; plantas inssectívoras de Galicia (1899), que incluye Pinguicula lusitanica, Utricularia vulgaris, Drosophylla lusitanica, Lathra clandestina y Drosera rotundifolia, todas con dibujos y lugares de recolección. A pesar de las numerosas gestiones realizadas, no localizamos las Investigaciones botánicas en Galicia. Madrid, 1890 citadas por Seoane en la lista de obras suyas que reproduce en algunas de sus publicaciones; pensamos que puede referirse a los manuscritos anteriores, no existiendo esa pretendida publicación.

 nada

LA LABOR COLECCIONISTA


A la actividad sistemática de Seoane debemos añadir las importantes colecciones de seres naturales, que constituyeron el Museo particular más importante de Galicia. El coleccionismo fue de siempre una actividad preferente y continuada en el naturalista ferrolano; junto con seres naturales, reunía objetos de todo tipo que presentaba en diversas Exposiciones y Muestras en distintos países, recibiendo numerosos premios (Lugo, Santiago, A Coruña, París, Filadelfia, Barcelona,...).

Los seres coleccionados procedían sobre todo de Galicia, pero también hay del resto del Estado y del mundo. Puede tratarse de uno de los casos de mayor actividad coleccionista general, en la época, en el Estado español. La iniciativa de Seoane fue muy temprana, en 1862, con 28 años, disponía de importantes colecciones agrupadas en su Museo particular; acumulaba materiales muy variados, que recordaban bastante a los denominados gabinetes de curiosidades. La intensificación de la labor taxonómica, en los años siguientes, le permitió ir incrementando su amplia colección.

Numerosas instituciones educativas, científicas y especialistas recibieron diversos ejemplares de las colecciones; son muchos los ejemplares enviados por Seoane a establecimientos como la Universidad de Santiago, Instituto de A Coruña, Museum d'Histoire Naturelle de París, Instituto de Pontevedra, British Museum (Natural History), Museo de Berlín, etc..

Además de una importante colección de Insectos, Seoane donó a la Universidad de Santiago, en 1864, otra de 61 peces; también envió abundantes peces al Instituto de A Coruña y al British Museum (Natural History). La colección herpetológica fue de las más importantes; debió alcanzar un número, máximo, de 700 ejemplares, de los que conocemos sus datos por el Catálogo elaborado por el naturalista. El Catálogo da Colección Herpetolóxica de Seoane (CCHS) está integrado por cerca de 700 anotaciones de ejemplares; cada uno tiene asignado un número al que sigue su nombre científico, el nombre del autor que lo describió, el lugar de recolección y nombre del recolector; a esto sumaba, casi siempre, la fecha de recolección y anotaciones sobre el lugar en que se encontraba, sexo, desarrollo, dudas, etc..

La Memoria del curso 1879-80 del Instituto de A Coruña indica el regalo por Seoane de 16 herpetos, 14 de las Islas Filipinas. En la actualidad, están en el Instituto Salvador de Madariaga, con otros materiales donados por nuestro autor; su estado de conservación y cuidados no son los requeridos.

En 1880 donó a la universidad de Santiago una colección de 29 ejemplares correspondientes a 18 especies de herpetos, que hoy permanecen entre los fondos del Museo Luis Iglesias. Los regalos de herpetos al British Museum (Natural History) fueron numerosos; en un resumen de algunos de eses envíos, Note des Rep. et Batr. env. au Mus. Brit., corespondiente al período 1880-1885, señala 197 exemplaires, en los que están incluidos los principales taxones. En el curso 1886-87, regala, al Instituto de A Coruña, un cuadro que representa, según la Memoria de ese curso, un hermoso grabado el ejemplar de boido que este Instituto posee, clasificado por primera vez por el mencionado señor, nuevo género y especie de las Islas Filipinas descubierto por el Excmo. Sr. D. José López Seoane, Brigadier de la Armada.

Regaló al Museum d 'Histoire Naturelle de París dos colecciones de herpetos. Una, de 11 lezards verts (var. Lacerta Schreibeñ), al'etat adulte ou jeune, que agredece el director en carta de 20 de setiembre de 1885. La segunda era de 35 especies y 151 ejemplares; esta segunda colección está relacionada con la Exposición de París, de 1889. Seoane, entre otras, presentó una colección herpetológica, de la que informa, en un cuaderno específico:

Poseyendo una de las más completas y numerosas colecciones de reptiles de Europa, me sería fácil enviar un crecido número de tipos; pero, comprendiendo que las exposiciones no son museos, y que en ellas sólo deben darse a conocer los productos característicos de cada país, me limito a enviar, no todas las especies que habitan en España, por las razones arriba expuestas, sino aquellas que tienen más interés por ser características de nuestro suelo, entre las cuales figuran las nuevas que he descubierto y dado a conocer por primera vez, como puede verse en mis publicaciones científicas...
Coruña, 8 de abril de 1889.

Envió numerosos ejemplares de tritones a especialistas de toda Europa. En 1895 realiza diversos e importantes envíos de herpetos; además de otra colección a la Universidad de Santiago, regala una Colección de Batracios y Reptiles, 49 ejemplares conservados en alcohol, al Instituto de Pontevedra. Además, hace una donación al Museo de Lisboa de una importante colección, cerca de 300 herpetos. Numerosos ejemplares fueron enviados a distintos especialistas e instituciones; así, a Schreiber, a Barboza, a la Universidad de Sevilla, Museo de Ciencias Naturales de Madrid, Wolterstorf,...

El viejo Gabinete de la Universidad, actual Museo de Historia Natural Luis Iglesias, fue uno de los lugares a los que Seoane envió diversas donaciones de Aves. Ya en 1864 regala 10pieles de aves muy bien conservadas. Las donaciones continuaron, destacando la de ejemplares de dos taxones de perdices descritos. Junto a la importante colección ornitológica regalada al Instituto de Pontevedra, ya mencionada, envió bastantes ejemplares de Aves a distintos Museos europeos, principalmente al British Museum (Natural History).

El Museo de Seoane permaneció muchos años en la Casa Grande de Cabanas (A Coruña); en el año 1972 la familia decidió depositar la casi totalidad de las colecciones zoológicas al cuidado del Ayuntamiento de A Coruña, quedando el Herbario en su lugar original. Recientemente, el material del Ayuntamiento se trasladó a la Casa de las Ciencias (A Coruña); una peculiar edición, de 1987, de esta institución, pretendía ofrecer un Inventario de los materiales pertenecientes a la colección de D. Víctor López Seoane que se encuentra en la Casa de las Ciencias del Excmo. Ayuntamiento de La Coruña. El autor, F. Armesto, realizó un notable esfuerzo, con la ayuda de diversos especialistas, para elaborar un censo inicial, lo que no puede sorprender por la complejidad de un material abundante y variado. Según el "Inventario", se contabilizaban 10.747 ejemplares, que corresponden a 95 Mamíferos, 226 Aves, 274 Reptiles, 246 Anfibios, 30 Peces y 9.303 Insectos. RON, 1983 recoge el Inventario provisional que elaborará Luis Pardo López-Riobóo sobre los fondos originales del Museo de Seoane.

Una de las muestras significativas de las actividades botánicas de Seoane está constituida por el Herbario que este autor reunió, que se conserva en la Casa Grande de Cabanas (A Coruña); está acompañado de la Colección criptogámica de López Seoane-Hult (C ARB ALL AL, FRAGA, GARCIA & REINOSO, 1992). A pesar de que el propio autor da cuenta de su existencia (SEOANE, 1897) y de que Merino habla de consultarlo (MERINO, 1907), lo cierto es que permanece prácticamente inédito, pendiente de un estudio adecuado; el hecho de no estar reflejado en una obra publicada, y carecer de tipos nomenclaturales, reduce su interés.
Seoane menciona una cantidad de 2.000 especies, referida a la flora gallega en exclusiva, añadiendo que:

(...) mucho mayor número poseemos de Andalucía, Castilla y otras provincias, revisadas por los señores Graells, Colmeiro, Cutanda,Amo, Guirao, Dufour, Willkomm, Lange y otros distinguidos botánicos...
(SEOANE, 1897: XIII).

Según la consulta realizada, pudimos hacer un cálculo aproximado del número de pliegos de que consta en la actualidad, unos 3.000, agrupados en 30 carpetas; las carpetas específicas de ejemplares de la flora gallega son 14.

 nada

LA BIBLIOTECA CIENTÍFICA DE SEOANE


La Biblioteca científica Víctor López Seoane formaba una unidad con el Museo. Cuando, en el año 1972 la familia depositó las colecciones zoológicas al cuidado del Ayuntamiento de A Coruña, hizo lo mismo con la biblioteca, depositándolas en el Instituto José Cornide de Estudios Coruñeses.

La Biblioteca está constituida por cientos de libros y revistas; a estas publicaciones debemos añadir importantes fondos documentales, que suponen un valioso material inédito, cientos de manuscritos sin catalogar, cuyo estudio iniciamos hace unos años. Los materiales conservados forman un conjunto singular, que constituyen los fondos más importantes de Galicia sobre Ciencias Naturais del siglo XIX, y uno de los más importantes del Estado español.

Al elevado número de manuscritos debemos añadir el interés de sus contenidos. El naturalista Seoane nos dejó una amplia gama de materiales. La variada tipología de documentos incluyen algunos de la máxima consideración en la historiografía científica: listas de envíos, de intercambios y de donaciones de ejemplares; borradores de trabajos científicos; notas de trabajo; dibujos; relaciones y catálogos de colecciones; correspondencia científica con numerosos especialistas y notas diversas. La unidad formada por las publicaciones y documentos permiten un singular, y poco habitual, acercamiento a la actividad de un importante hombre de Ciencia, revivir parte sustancial del ámbito intelectual en que Seoane desarrolló su obra.

FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA


1) La principal fuente documental sobre la obra de Seoane está constituida por los Manuscritos. Biblioteca científica López Seoane. Instituto José Cornide de Estudios Coruñeses (A Coruña); también es útil el Expediente personal. Arquivo Universidade Santiago. Legajo 739, n. ° 20. Entre las publicaciones científicas de Seoane destacamos las siguientes:
  • SEOANE, V.L. (1861). Catálogo de las Aves observadas en Andalucía. Rev. Progr. Ciencias, 11: 326-384.
  • SEOANE, V.L. (1861-63). Fauna Mastológica de Galicia. Santiago, M. Miras.
  • SEOANE, V.L. (1862). Réplica a las observaciones hechas por D. Pedro Saínz Manteca, al Catálogo de las Aves de Andalucía. Revista Ibérica, 4: 462-467.
  • SEOANE, V.L. (1866 a). Reseña de la Historia Natural de Galicia. Lugo, Impr. Soto Freiré, 66 pp.
  • SEOANE, V.L. (1866 b). Catálogo de las colecciones ornitológicas regaladas por D. Victor López Seoane. Memoria Instituto de Pontevedra: 33-43. Pontevedra.
  • SEOANE, V.L. (1870 a). Revisión del Catálogo de Aves de Andalucía. A Coruña, Impr. V. Abad, 18 pp.
  • SEOANE, V.L. (1870 b). Aves nuevas de Galicia. A Coruña, Impr. V. Abad, 11 pp e 2 láms.
  • SEOANE, V.L. (1877). Catálogo de Anfibios y reptiles de Galicia. Anales Soc. Esp. Hist. Nat., VI: 349-358.
  • SEOANE, V.L. (1878 a). Die Orthopteren der Spanisch - Portugie-sischen Halbinsel. Stettiner Entomologische Zeitung, 7-9: 365-376.
  • SEOANE, V.L. (1878 b). Ephippiger du Nord de l'Espagne Ann. Soc. Entom. Belg., XXI: LXX-LXXIV.
  • SEOANE, V.L. (1878 c). Sur la destruction par les Termites d'un navire de guerre spagnole au Ferrol. Ann. Soc. Entom. Belg., XXI: CCXXV-CCXXVII.
  • SEOANE, V.L. (1878 d). Notas para lafauna gallega. Ferrol, Impr. de "El Eco Ferrolano", 16 pp.
  • SEOANE, V.L. (1879). Description de deux orthoptéres nouveaux d'Espagne. Bulletin Soc. Entom. Suisse, V: 485-487.
  • SEOANE, V.L. (1880). Neue Boidengattung und Art von den Philippines Senckenb. Naturf. Gesellsch., XII: 217-223, 1 lám.
  • SEOANE, V.L. (1884). Identidad de Lacerta schreiberi (Bedriaga) y Lacerta viridis var. gadovi (Boulenger) e investigaciones herpetológicas de Galicia. A Coruña, Impr. V. Abad, 19 pp.
  • SEOANE, V.L. (1885). On two forms of Rana from N.W. Spain. The Zoologist, May; separata, 4 pp.
  • SEOANE, V.L. (1890). Nouvelle espece de Batracien Anoure des lies Philippines. Mémoires de la Société Zoologique de France, III: 206-210, 1 lám.
  • SEOANE, V.L. (1891). Examen crítico de las Perdices de Europa, particularmente de las de España y descripoción de dos nuevas formas de Galicia. A Coruña, Impr. Vicente Abad, 33 pp y 6 lámns.
  • SEOANE, V.L. (1894). Sur deux nouvelles formes de Perdrix d'Espagne. Mémoires Société Zoologique France, VII: 92-97.
  • SEOANE, V.L. (1897). Bosquejo histórico de la Botánica española. In MERINO, B. Contribución a la Flora de Galicia. La vegetación espontánea y la temperatura en la cuenca del Miño: VII-XVII. Tui, Tip. Regional.
2) Entre las publicaciones relacionadas con la obra de Seoane figuran:
  • CARBALLAL, R.; FRAGA, X.A.; GARCIA, A.; y REINOSO, J. (1992). A Colección de Musgos, Hepáticas e Liques de López Seoane e Hult. Seminario de Estudos Galegos, Area de Bioloxía. O Castro-Sada (A Coruña). Ediciós do Castro.
  • DIAZ-FIERROS, F. & FRAGA VAZQUEZ, X.A. (1987). A época, a vida e a obra do P. Merino. In Merino, B. Viajes de Herborización por Galicia: 5-38. Seminario de Estudos Galegos. O Castro-Sada (A Coruña). Ediciós do Castro.
  • FRAGA VAZQUEZ, X.A. (1988 a). Embrioloxía e taxonomía a fins do século XIX. As notas embriolóxicas de López Seoane (1881) no contexto da Herpetoloxía europea. Ingenium, 1: 27-58.
  • FRAGA VAZQUEZ, X.A. (1988 b). A Herpetoloxía a fins do século XIX: o labor de LOPEZ SEOANE. Estudios sobre Historia de la Ciencia y de la Técnica, II: 867-879. Valladolid.
  • FRAGA VAZQUEZ, X.A. (1989 a). A polémica sobre Triturus boscai LATASTE 1879 na Herpetoloxía europea de fins do XIX. A discusión entre dous Paradigmas científicos. Asclepio, XLI: 281-304. Madrid.
  • FRAGA VAZQUEZ, X.A. (1989 b). París, 1889. Exaltación e desenvolvemento das ciencias e das técnicas. Grial, 104: 541-555. Vigo.
  • FRAGA VAZQUEZ, X.A. (1989 c). Novos dados sobre os contactos entre Darwin e López Seoane (1881) e unha valoración global da influencia darwinista no labor científico do naturalista galego. Revista del Instituto "José Cornide" de Estudios Coruñeses, 22 (1987): 5-26. A Coruña.
  • FRAGA VAZQUEZ, X.A. (1990 a). A modernización da Taxonomía herpetolóxica a fins do XIX no Estado Español: as aportacións de BOSCA e LOPEZ SEOANE. Treb. Soc. Cat. leño. Herp., 2 (1989): 26-43. Barcelona.
  • FRAGA VAZQUEZ, X.A. (1990 b). Dados históricos sobre a identidade de Triturus helveticus alonsoi (Seoane, 1884). Dúvidas e contradiccións en Taxonomía no momento de cambio de paradigma científico. Llull, 13: 403-426. Zaragoza.
  • FRAGA VAZQUEZ, X.A. (1991 a). Notas sobre a incidencia do microscopio nunha sociedade local (A Coruña, 1885-1890) Revista del Instituto "José Cornide" de Estudios Coruñeses, 24 (1988): 73-87. A Coruña.
  • FRAGA VAZQUEZ, X.A. (1991 b). Introducción á Ornitoloxía na Galiza do século XIX. Descrición e análise dun brillante período Actas do Primeiro Congreso Galego de Ornitoloxía: 231-247. Santiago, Universidade de Santiago.
  • FRAGA VAZQUEZ, X.A. (1992) Bioloxía na Galiza na segunda metade do século XIX (1868-1903): ensino, divulgación, debates, producían, institucionalización e recepción de novidades. Facultade de Bioloxía, Universidade de Santiago. Tese de doutoramento inédita.
  • FRAGA, X.A.; VARELA, M. & COSTAS, E. (1989). As investigacións micrográficas de Ernesto Caballero (1858-1935). Publicacións do Seminario de Estudos Galegos. O Castro-Sada (A Coruña), Edicións do Castro.
  • LATASTE, F. (1878 a). Les Reptiles de la Galicie. Revue Internationale des Sciences, 22: 693-697. París.
  • MERINO, B. (1907). Don Víctor López Seoane como naturalista. In Varios, Linneo en España: 327-340. Zaragoza, M. Escar.
  • RON PEDREIRA, A. (1983). Víctor López Seoane, naturalista gallego. Notas para una biografía. Concepción Arenal. Ciencias y Humanidades, 4: 45-50. Ferrol.
  • RON PEDREIRA, A. & LOPEZ-PEREA, F.J. (1974). López Seoane y Pardo-Montenegro, Víctor. Gran Enciclopedia Gallega, 299: 165. Santiago-Gijón, Editorial Silverio Cañada.
  • OVILIO y OTERO, M. (1883). Biografía del naturalista español Don Víctor López Seoane. Escenas Contemporáneas, I (8): 351-361. Madrid.
  • PULIDO, A. (1874). El Dr. D. Víctor López Seoane, Anfiteatro Anatómico Español, Año 2: 244-245. Madrid.
(Texto extraído de VICTOR LÓPEZ SEOANE por XOSE A. FRAGA VAZQUEZ. Editorial Gaesa. 1992)





Instituciones
colaboradoras:
Instituto José Cornide de Estudios Coruñeses · 2009 · Todos los derechos reservados política de privacidad aviso legal